Colegio San Lorenzo en Revista Educar

En la edición del mes de julio de la Revista Educar, destaca nuestro Colegio como un gran ejemplo de lo que se está haciendo en el área Técnico Profesional (TP) a nivel nacional. A continuación la entrevista a Marcela Vera, Coordinadora Académica del TP.

Ver revista en pdf

Colegio San Lorenzo, Recoleta: Apoyo a un emprendimiento

Hace más de seis años, Marcela Vera, encargada de la especialidad de gráfica del Colegio San Lorenzo, que pertenece a la Red de establecimientos de la Fundación Irarrázaval, fue a un seminario de esa fundación. Ahí escuchó el testimonio de un representante de un colegio técnico profesional: “Ellos hacían una experiencia de los alumnos con los vecinos, respecto a las instalaciones eléctricas en sus casas, y yo dije ‘qué buena idea’, y así empezamos a darle vueltas al cómo llegamos a la comunidad ya que como colegio estamos buscando, permanentemente, abrir nuevas experiencias educativas para mejorar nuestro currículum, en especial que aborden elementos disciplinares y formativos”. este proyecto reúne ambas condiciones.”, cuenta Marcela.

Después de esto nace el proyecto “Apoyo a un emprendimiento”, donde los alumnos buscan un emprendedor cercano, una persona que tenga un negocio pequeño, y luego hacen una propuesta de productos gráficos que la persona necesite para apoyar su emprendimiento. Se realizan tarjetas de visita, flyers, imanes. Este año, por ejemplo, apoyaron a una persona por lo general un familiar, (padre, madre, tío, hermano/a) de repostería, que quería un pequeño díptico, donde podía presentar los productos que ella vende.

“Durante los tres primeros años, nosotros solo hicimos la parte digital, hicimos todo, pero no llegamos a la impresión de los productos, que sí logramos hacer el cuarto año, ahí dimos un paso”, relata Marcela. Al equipo ganador, el colegio le imprime los productos para el emprendedor, pero desde hace dos años, y debido a los buenos resultados, el colegio decidió imprimir un producto a cada equipo y al equipo ganador se le imprimen todos los productos diseñados y todo el curso trabaja en esa producción.

“Los procesos gráficos que ellos desarrollan durante las clases, es algo que en su ambiente más cercano no es tan conocido. A través del proyecto, los estudiantes se dan cuenta de las herramientas y conocimientos que han adquirido a través de la especialidad, los hace darse cuenta de qué son capaces y que lo que han aprendido es una posibilidad de desarrollo profesional. Es una experiencia de aprendizaje significativa y que ellos valoran mucho. Vale la pena replicarla”, concluye Marcela.