Día de la Mujer

El lunes 9 de marzo celebramos a todas las mujeres de nuestra comunidad y el mundo entero con un acto cívico dedicado a ellas. El Centro de Alumnos, junto con el Ciclo Vocacional, organizaron una instancia donde se leyó un discurso dedicado a las mujeres, y en señal de unidad, diferentes representantes de nuestra comunidad pasaron adelante a compartir un momento muy emotivo. A continuación el discurso:

“Siglos tras siglo, las mujeres hemos tenido que luchar para conseguir mejoras en nuestras vidas y para terminar con los abusos y sanciones que hemos recibido. Se nos ha tratado de brujas y se nos ha quemado, se nos etiquetó de histéricas y nos encerraron en instituciones.

Se nos ha prohibido votar en elecciones y no poder elegir a quiénes queríamos para que nos representaran. Se nos ha negado educarnos en las universidades y tener una profesión, se nos negó por mucho tiempo tener un trabajo que nos permitiera una independencia económica.

Ante esta evidencia histórica las mujeres no nos hemos quedado de brazos cruzados, hemos trabajado duro por lograr cambios”.[1]

Hoy tenemos una oportunidad de cambiar esta historia, tenemos la oportunidad de escribirla, de construir entre todos, hombres y mujeres, un mundo, un colegio, un curso, un país, una familia mejor, donde vivamos el respeto, la solidaridad y el amor.

Queremos hoy día soñar con un mundo donde podamos valorar y agradecer por quienes somos, un colegio donde nos respetemos entre nosotras, cursos donde de nuestra boca salgan palabras de respeto, de amor, un colegio donde nuestros ojos estén abiertos a las diferencias, sin prejuicios, una comunidad donde abracemos y acojamos  a los más necesitados, una inteligencia que comparta sus saberes con generosidad.

Queremos hoy especialmente invitar a las mujeres que estamos aquí  a que nos miremos con respeto unas a otras, a que trabajemos colaborándonos  y no compitiendo, a que valoremos el aporte que cada una hace desde su propia historia y realidad .

Todos tenemos madres, abuelas, hermanas, hijas, sobrinas: tantas mujeres en nuestra vida. Por ellas y por cada una de nosotras crezcamos en la unidad, en el amor, en el respeto.

 

[1] Extracto del libro Chilenas, de María José Cumplido